ioseco: glesia de an ndrés (exterior/1)

Todo el interés ornamental del edificio se reduce a la fachada meridional y al ábside, pues el muro septentrional, que podéis ver en las fotos dos y tres, carece de cualquier tipo de intervención por parte de los maestros canteros para embellecerlo de uno u otro modo. Si acaso los canecillos que sostienen la cornisa, pero al ser todos de caveto simple no nos detendremos en ellos.

FACHADA DE MEDIODÍA.
VISTA DESDE EL NOROESTE. ESQUINA NOROESTE DEL TEMPLO. FACHADA MERIDIONAL y HASTIAL DE PONIENTE. FACHADA MERIDIONAL. ÁBSIDE.

En la fachada de mediodía, en cambio, los canteros trabajaron mucho más el detalle ya que es en ella donde se abre una portada que tal vez desdice del resto del edificio puesto que tiende a la monumentalidad, algo extraño al tratarse de un templo rural de pequeñas dimensiones que obedecían a un contexto de escasa y diseminada población cuyas necesidades de culto no requerían grandes alardes constructivos. En las fotos 1 y 5 podéis apreciar una vista general de esa fachada sur y su portada. En la foto 6 os ofrecemos una imagen del ábside desde el noreste. Tanto la portada como el ábside son estudiados al detalle en los enlaces correspondientes.