ngolasters: ant iquel

La mayoría de las iglesias andorranas son construcciones hechas con materiales autóctonos (pizarra, granito, rocas calcáreas), y no es nada extraño que así sea ya que transportarlos desde lejos hubiese encarecido enormemente la empresa. Salirse en Andorra de las vías principales de comunicación obliga a superar enormes desniveles y, en consecuencia, cuando se emprendía la construcción de un templo se recurría a los materiales de que se disponía con mayor facilidad.
Sant Miquel d'Engolasters es un paradigma de lo que acabamos de apuntar. Se encuentra a 1500 metros de altitud, muy por encima del valle del Valira y , como toda iglesia rural, alejada de los núcleos más importantes de población, es de pequeñas dimensiones y en su construcción se utilizaron piedras de granito y esquisto. Su elemento más destacado es el campanario lombardo. En el interior se han reproducido las pinturas murales originales, hoy en día en el MNAC de Barcelona.

EXTERIOR. INTERIOR.
Haced clic sobre los iconos