RUTA 9: BAREYO-ESCALANTE-SANTOÑA

El hallazgo, más o menos "inventado", del sepulcro del apóstol Santiago allá por el año 834 de nuestra era, cuando en Asturias reinaba Alfonso II (791-842), señaló en el mapa el lugar que, junto a Roma y Jerusalén, atraería a multitud de peregrinos procedentes de todos los rincones de la cristiandad. El camino para llegar hasta Santiago no era en absoluto fácil y había tantas rutas como vías de comunicación entre cualquier punto de la europa cristiana y Compostela misma. Antes de que la ruta que hoy conocemos como el Camino Francés adquiriera protagonismo casi absoluto, otras rutas alternativas se ofrecían al peregrino para poder llegar al santuario jacobeo. La ruta de la costa, por ejemplo, fue durante los primeros siglos de la reconquista una ruta más segura, alejada de las zonas fronterizas sometidas a las frecuentes incursiones árabes.
Nuestra ruta nos propone un breve recorrido por ese antiguo "Camino de Santiago" que atravesaba la comunidad cántabra de este a oeste. En este caso nos limitaremos a su extremo oriental y lo haremos en el sentido contrario al de la peregrinación. Nuestra primera visita será Santa María de Bareyo (foto 1) donde prestaremos especial atención a

SANTA MARÍA DE BAREYO.
SAN PEDRO DE CASTILLO.


su trabajado ábside y a la excepcional pila bautismal. A poca distancia de Bareyo, en dirección a Escalante, se encuentra la villa de Castillo donde nos detendremos para visitar la parroquial de San Pedro (foto 2). Entre las dos, la mañana habrá avanzado lo suficiente como para que nos planteemos un descanso y aprovechemos la ocasión para acercarnos hasta la orilla del mar, en concreto hasta la población de Quejo e Isla-Playa, donde las vistas de la costa son espléndidas (foto 3).

PLAYA DE RÍOS DESDE QUEJO.

Se puede comer en cualquiera de los restaurantes de que dispone la zona, donde el marisco es muy bueno, pero en nuestro caso regresamos al interior y nos acercamos hasta la ermita de San Román de Escalante (foto 4) que en su día fue de propiedad privada, si bien actualmente pertenece al gobierno cántabro.

ESCALANTE: ERMITA DE SAN ROMÁN.
SANTOÑA: SANTA MARÍA DEL PUERTO.

Y es aquí donde os recomendamos comer. Los antiguos propietarios de San Román regentan el Hotel-Restaurante "San Román de Escalante" (tienen dirección web: www.hotelsanromandeescalante.com) donde se come excelentemente. Su director, Rubén Fernández, nos trató con gran cordialidad y nos invitó a conocer el sorprendente interior de la ermita.
Para cerrar nuestro recorrido por el litoral oriental de Cantabria os proponemos una última parada: Santa María del Puerto en la villa de Santoña (foto 5). Aquí nació Juan de la Cosa, autor del primer mapamundi de la historia (1500) y la iglesia se encuentra al lado del centro escolar que lleva su nombre, en la calle San Miguel.
Estando en Santoña no podemos obviar la Reserva Natural de las Marismas de Santoña y Noja, declarada ZEPA (zona de especial protección para las aves) en 1994. Si os gustan las aves acuáticas, con un poco de suerte podréis verlas en cualquiera de los observatorios estratégicamente colocados en las marismas.
(Publicada el 30 de abril de 2009)