RUTA 3: CASTAÑEDA-CAYÓN

La ruta que os proponemos sigue el curso bajo del río Pisueña en la comarca pasiega. El Pisueña, después de recorrer 33 Km. y de superar un fuerte desnivel, desemboca en el río Pas, en la población de Vargas. Al final de su trayecto nos ofrece una amplia vega fluvial en la que hallamos los municipios de Castañeda y Santa María de Cayón. En este tramo del río un antiguo camino unía las cuencas del Pas y del Miera, favoreciendo la construcción de los edificios románicos de estos municipios.

COLEGIATA DE SANTA CRUZ DE CASTAÑEDA.

Iniciaremos el recorrido cerca de la desembocadura del Pisueña. Cruzaremos el río Pas a su paso por la N-634 y en Castañeda visitaremos la Colegiata de Santa Cruz de Castañeda (foto 1). Su bella estructura nos sitúa en el s.XII, fecha en la que fue transformada en Colegiata, si bien en fecha anterior, en el s.IX, el conde Gundesindo anexiona al monasterio de S. Vicente de Fístoles, entre otros, un monasterio que estaba situado a pocos kilómetros de Castañeda y que podría ser el mismo que nos atañe. En el s. XIII se le añade la nave lateral y en siglos posteriores sufre diversas transformaciones. En su interior se encuentra una hermosa talla gótica de la Virgen del s. XIV: la Virgen de la Manzana.

SAN ANDRÉS DE CAYÓN.

La ruta seguirá hasta Pomaluengos, donde tomaremos el desvío por la CA-610 que nos llevará hasta Argomilla de Cayón. La iglesia de San Andrés de Cayón se nos presenta, majestuosa y humilde al mismo tiempo, en lo alto del pueblo, recordándonos su pasado como abadía. Conserva, en un edificio adjunto, sarcófagos medievales que datan del s.X hasta principios del XIII. La iglesia fue calificada de Bien de Interés Cultural en el año 1982.

SANTA MARÍA DE CAYÓN.

Finalizaremos nuestra ruta en Santa María de Cayón. La iglesia de Santa María de Cayón también pertenecía al conde Gundesindo y fue donada al monasterio de Fístoles. Al igual que las otras iglesias románicas de esta ruta, está bastante modificada en su fábrica original.
Las tres iglesias han ido añadiendo elementos a lo largo de su historia,
pero mantienen parte de la decoración y estructura primitivas, destacando capiteles historiados, canecillos de formas curiosas, arquivoltas decoradas y un excelente ábside. En su conjunto, presentan características similares a otras iglesias románicas de la región.